Formación · Adolescentes

Un espacio de crecimiento y aprendizaje mutuo.

Mejorar el autoconcepto mediante el apoyo de los iguales.

Los grupos de adolescentes ofrecen un espacio de crecimiento y aprendizaje mutuo, un lugar sin juicio ni reproche en el que compartir con iguales los intereses, preocupaciones y conocimientos.

Si se genera el clima adecuado, uno puede mostrarse con autenticidad, paso necesario para consolidar un autoconcepto ajustado a la realidad y psicológicamente saludable.

Es el momento de descubrir cómo me muestro frente al grupo y quién soy en realidad.